En este momento estás viendo Plan de rescate para tu negocio.

Plan de rescate para tu negocio.

A falta de la bola de cristal para anticipar el futuro, la mayoría de los empresarios intentan visualizar el camino de la recuperación de la economía y del consumo a partir de una pregunta clave. ¿Cuándo volveremos a mezclarnos con tranquilidad en los espacios públicos? ¿Cómo va a ser la recuperación de mi sector? ¿Qué acciones concretas se pueden hacer para reiniciar mi negocio?
Hemos buscado y podríamos dar algunas respuestas.

Una plan de Tesorería a seis meses.

Lo primero es hacer un plan. Los bancos ya lo están pidiendo, un plan de tesorería sencillito, como mínimo a seis meses, de cua´l va a ser tu caída de ingresos y cuáles son tus gastos. Y de esos gastos, ver qué me puedo ahorrar, que costes fijos puedo reducir si puedo plantear un ERTE, cómo renogio los alqukleres y otras cosas.

Ponernos en el peor de los escenarios y con ese plan ir al banco para renogociar con él el desfase de tesorería de esos 6 meses. Creo que 8 meses es un horizonte temporal razonable.

Ajustar pagos y cobros.

El problema que tienen ahora las pymes es que no tienen suficiente caja porque viven muy al día y, sin embargo, tienen que afrontar pagos que no pueden cancelar. Como esto es un castillo de naipes que se está cayendo, lo primero que tenemos que hacer es asegurar la liquidez, la tesorería.
Adecuar la corriente de cobros y pagos en la empresa, de tal manera que consigamos gestionar más cobro o reduzcamos los pagos.

Gestión de proveedores.

También es fundamental negociar con los proveedores que van más confianza para aplazar pagos, pero que sepan que van a cobrar, aunque lo hagas más tarde. En estos momentos la confianza es muy importante. Si tienes que elegir entre un proveedor A, B y C que te ofrecen lo mismo, pero con distintos plazos de pago, obviamente, escoger siempre el que te permita pagar más tarde. Concretar las compras en pocos proveedores para intentar conseguir mejores condiciones de pago.

Gestionar la morosidad.

Evitar en todo lo posible la morosidad, la falta de cobro o el retraso de los mismos de nuestros clientes. La tesorería del negocio no puede quedar atrás, de aquí depende que podamos pagar a nuestros proveedores o hacer frente a nuestros gastos corrientes (Seguridad Social, cotización de autónomo, Impuestos, nóminas, etc.).
No debemos dejar que nuestros clientes se demoren en sus pagos. Si lo hubiera negociar la forma más factible en cobrar lo antes posible.
Explicamos este asunto en un post anterior.

Si tienes problemas de liquidez, céntrate en pagar lo corriente, lo que se haya generado al reiniciar la actividad, y negocia las deudas que hayan quedado atrás.

Revisa tus pólizas de seguro y aplaza Impuestos.

Revisa tus pólizas de seguro para proteger tu patrimonio, aunque en la mayoría de los casos no se puede reclamar pérdidas por la interrupción de actividad provocada por el Estado de Alarma, algunas póliza sí lo incluyen.

Aprovecha también aplazamiento de impuestos que ofrece el Gobierno. Puedes aplazar hasta 6 meses, los 3 primeros sin intereses. Y no te olvides de preguntar por las medidas fiscales que puedan aprobarse en tu Comunidad Autónoma.

Gestiona bien el Stock.

en los almacenes de cualquier tipo de empresa se distingue tres cosas: materias primas, productos en curso y productos terminados. En estos momentos hay que intentar reducir ese almacén, que sea lo mínimo posible para no tener que financiarlo.

Solicita financiación.

Debemos proteger la liquidez y acudir a las líneas de financiación que con la ayuda del Gobierno y de forma autónoma puedan poner en marcha los bancos. Tampoco debemos olvidar otras vías alternativas de financiación.

No confundir liquidez con solvencia.

Es una cuestión importante al pensar en la cantidad de dinero que podemos necesitar o si acudimos a financiación. La liquidez puede ser pan para hoy y hambre para mañana. Debe ir acompañada de un análisis sensato y templado de la solvencia de la empresa en el medio y largo plazo.

Antes de acudir a pedir financiación analiza bien si tu empresa es solvente. No es lo mismo falta de solvencia que falta de liquidez puntual.

Busca las líneas específicas para la crisis.

antes de entrar en la financiación, lo más razonable es que el autónomo o empresa explore y aproveche el resto de ayudas existentes: prestación extraordinaria en el caso de autónomos, aplazamientos de impuestos y pagos a la Seguridad Social, ERTEs en el caso de empresas… sólo así conocerán cuáles van a ser sus necesidades de liquidez de una manera más aproximada y real.
Las líneas ICO son una buena vía de financiación en estos momentos en los que es tan importante garantizar la liquidez del negocio.

Busca ayudas específicas para otras necesidades de financiación.

También se han creado líneas específicas para la digitalización de las empresas, ya que este va a ser un factor clave de supervivencia para muchos negocios. Estas líneas las puedes encontrar en un portal que se ha creado en exclusiva para esto: acelerapyme.gob.es
Las Comunidades Autónomas y Ayuntamiento también han creado sus propias líneas de ayuda, en algunos casos con mejores condiciones que las propias líneas ICO.
También puedes consultar la web: www.conavalsi.com.

No te centres exclusivamente en las líneas ICO, en algunas Comunidades Autónomas puede haber otras con mejores condiciones incluso que éstas.

Hay también iniciativas privas para ayudar en estos momentos a las empresas, como la que propone Metricson: https://model.metricson.com/ y que consiste en conseguir financiación de particulares a cambio de un derecho futuro sobre las ventas del negocio.

Deja una respuesta