Liquidación de IVA


Compartir en redes sociales

Si la empresa es objeto de una comprobación de IVA que finaliza en una liquidación, vamos a ver cómo contabilizarla y qué parte de dicha liquidación podrá deducirse como gasto en el Impuesto sobre Sociedades.

Hacienda ha notificado una liquidación de IVA en la que exige determinadas cantidades dejadas e ingresar, intereses de demora y sanciones.  

No caigamos en el error de dar a todos estos conceptos el mismo tratamiento contable. Vemos cómo actuar y cuáles de estos gastos se podrá deducir en el Impuestos sobre Sociedades.

Cuota de IVA

IVA repercutido. Si el impuesto dejado de ingresar corresponde a un IVA repercutido, todo dependerá de si repercutió efectivamente dicho impuesto al destinatario:

  • Si ya lo repercutió, en su contabilidad constará una deuda a favor de Hacienda.
  • Si no repercutió el IVA, se tendrá que verificar si todavía puede rectificar la factura emitida. En estos casos, el IVA  a pagar a Hacienda se compensará con el IVA a cobrar del cliente.

No puedo repercutirlo. Si ya no se puede repercutir el IVA (porque el cliente era un particular o porque ya ha transcurrido el plazo para hacerlo, que es de uno a cuatro años según los casos), el pago a Hacienda supondrá un gastos que, al proceder de otro ejercicio, deberá contabilizar contra reservas (en la cuenta 113).

Hacienda considera que la no repercusión del impuesto es una liberalidad y no admite que esta partida se considere gastos deducible en el Impuesto sobre Sociedades.

Por tanto:

  • Una opción es no hacer nada. Como esta partida se habrá contabilizado contra reservas, no afectará al resultado del ejercicio.
  • Si puede acreditar que no repercutió el IVA en base a un interpretación razonable de la ley, se podrá realizar un ajuste extracontable negativo en el impuesto sobre Sociedades y considerar esta partida como deducible. En paralelo, habrá que recurrir la liquidación del IVA y la sanción que pueda imponer la Administración.

IVA Soportado. Si la liquidación deriva de la incorrecta deducción de una IVA soportado:

  • Como el gasto prevendrá de un ejercicio anterior, también deberá contabilizar el pago con cargo a la cuenta 113 de reservas.
  • Si la partida por la cual soportó ese impuesto es un gasto deducible en el Impuesto sobre Sociedades, dicho IVA también lo será. En ese caso, se podrá efectuar un ajuste extracontable negativo en la declaración del Impuesto sobre Sociedades.

Sanciones e intereses.

Sanción. Si también se impone una sanción, ésta se deberá contabilizar en la cuenta 678 “Gastos extraordinarios”. Dado que las sanciones no son fiscalmente deducible, en la declaración del Impuesto sobre Sociedades se deberá computar un ajuste extracontable positivo.

Intereses. Con respecto a los intereses de demora, se contabilizará la parte devengada en el ejercicio de la liquidación en la cuenta 669 “Otros gastos financieros” y la parte devengada en ejercicios anteriores en la cuenta 113 “Reservas voluntarias”.

Como los intereses de demora sí son un gasto deducible en el Impuesto sobre Sociedades, por la parte computada en la cuenta 113 se podrá realizar un ajuste negativo en la declaración del Impuesto. 

El IVA soportado reclamado por Hacienda será un gastos fiscalmente deducible si los gastos o compras del que procede también lo fueron. Los intereses de demora también son deducible, no así las sanciones que nunca lo son.

¿Te interesan artículos como este?

Suscríbete a nuestra lista de correo y obtén cosas interesantes y actualizaciones en tu bandeja de entrada.

Gracias por suscribirte.

Algo salió mal.

EmpresaFiscalImpuestos

IVAIVA repercutidoIVA soportadoRecargoSanción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Una cookie o galleta informática es un pequeño archivo de información que se guarda en su navegador cada vez que visita nuestra página web.

La utilidad de las cookies es guardar el historial de su actividad en nuestra página web, de manera que, cuando la visite nuevamente, ésta pueda identificarle y configurar el contenido de la misma en base a sus hábitos de navegación, identidad y preferencias.

Las cookies pueden ser aceptadas, rechazadas, bloqueadas y borradas, según desee. Ello podrá hacerlo mediante las opciones disponibles en la presente ventana o a través de la configuración de su navegador, según el caso.

En caso de que rechace las cookies no podremos asegurarle el correcto funcionamiento de las distintas funcionalidades de nuestra página web.

Más información en el apartado “POLÍTICA DE COOKIES” de nuestra página web.