La prevención, la mejor arma para evitar los impagos.

La prevención, la mejor arma para evitar los impagos.

Dos de cada 10 empresas españolas afirman que los retrasos en los pagos ponen en peligro la viabilidad de su negocios, pocas son las que adoptan medidas para evitar esta situación.

Por tanto, es deber de las empresas establecer medidas de prevención que minimicen el riesgo de morosidad. Estas son algunas pautas que se recomiendan:

  • No formar la venta. En muchas ocasiones sufrir impagos no solo es debido a problemas financieros. Hay que examinar la política comercial de la empresa, pues muchas facturas no se cobran debido a que se ejerció una excesiva presión en la labor de venta.
  • Realizar un análisis del posible cliente o proveedor donde se examine:
  1. Riesgo crediticio: el estado de las cuentas de una empresa permite conocer su solvencia financiera y por lo tanto su riesgo.
  2. Riesgo de pago: analizar el comportamiento de pago de posible cliente con terceros, así como el historial de pago con nuestra empresa.
  3. Riesgo de morosidad: acceder a ficheros públicos de morosos para conocer si la empresa ha incurrido en impagos.
  4. Riesgos mercantiles y legales: cuanto más se conoce de una empresa más seguros son los intercambios con ella. Hay que analizar la información oficial relativa a la empresa publicada en los registros públicos. Y estar atento a los cambios dentro de la misma.
  5. Riesgos comerciales: es clave conocer cuáles han sido las últimas operaciones comerciales de la empresa, quiénes son sus principales proveedores, sus clientes, como desarrolla su actividad, cuál es su competencia, etc.
  • Dejar todo por escrito: en las pymes es muy común acordar las condiciones de pago verbalmente. Hay que tenerlas por escrito en las facturas, albaranes de entrega, órdenes de pedido, etc. con el objetivo de poder reclamar en caso de convertirse en cliente moroso.
  • Establecer pagos por adelantado: exigir un anticipo antes de la entrega, o pactar pagos parciales a diferentes plazos, es buena estrategia para minimizar las pérdidas en caso de que finalmente se incurra en impago.

Esta entrada tiene un comentario

Deja una respuesta