Una buena gestión fiscal evita problemas legales

Evita problemas con hacienda

Compartir en redes sociales

 

La gestión fiscal de nuestro negocio debe ser una de nuestras máximas prioridades. Y es que al interpretar la normativa tributaria podemos cometer errores y terminar siendo objeto de multas o sanciones.

A continuación analizamos algunas de las infracciones más comunes por las que terminan siendo sancionados los autónomos y pymes sin haber mediado intención fraudulenta.

Control de ingresos y gastos

Llevar una contabilidad ordenada y fidedigna es la base de cualquier negocio. Y aunque muchos negocios deben vincularse al Código de Comercio, la mayoría de los autónomos lleva una contabilidad simplificada. Esto puede conducir a la comisión de errores a la hora de cumplir con sus obligaciones fiscales.

En caso de no declarar correctamente nuestros ingresos y gastos podríamos ser objeto de una sanción, que ascendería:

  • A 150 euros si tan solo hemos presentado declaraciones incorrectas o hemos cometido errores en nuestras obligaciones contables y registrales.
  • Sin embargo, cuando no llevemos la contabilidad o registros exigidos la multa será del 1% de nuestra cifra de negocios durante el ejercicio, con un mínimo de 600 euros.
  • Y en el caso de consignar operaciones incorrectamente también podemos ser sancionados con un 1% de nuestra cifra de negocios. En estas situaciones las multas oscilan entre 150 y 6.000 euros.

¿Como evitar problemas en tu control de ingresos y gastos?

Para evitar problemas tanto tú como tu asesor/gestor en caso de que trabajes con uno tendréis dos opciones para abordar este problema:

  • organizar, clasificar y digitalizar todos tus documentos a mano y esperar que no se pierdan
  • Ayudaros de herramientas que permiten digitalizar documentos con una simple fotografía y tener siempre todos tus gastos e ingresos ordenados en un único lugar, con validez para agencia tributaria.

Facturación

Casi todas las operaciones que realicemos en el marco de nuestro negocio deben ir reflejadas en la correspondiente factura. Además, debemos cumplir todas las obligaciones que nos impone el Reglamento de Facturación.

No conservar las facturas que emitamos durante un plazo de cuatro años puede ser sancionado con una multa del 2% del importe que debería constar reflejado en estas. Además, en el caso de desconocerse el importe de tales operaciones, la multa asciende a 300 euros por cada factura no conservada.

Del mismo modo, si emitimos incorrectamente la factura se nos puede sancionar con una multa correspondiente al 1% del importe de la operación. En definitiva, incumplir las obligaciones formales y materiales de la operación puede acarrear importantes sanciones.

¿Cómo evitar problemas en tu facturación?

Todos estos requerimientos pueden cambiar en cualquier momento y si no tienes tiempo para estar al día de la legislación, será fácil incurrir en faltas que te acarearían multas.

La solución más sencilla, ya sea por tu cuenta o junto a tu asesor, es ayudarte de la tecnología para mantener la gestión de tu negocio siempre bajo control y que a demás puedas disfrutar de otros beneficios adicionales que te ofrece el poder acceder a la gestión de tu negocio desde cualquier lugar.

Presentación de autoliquidaciones y otras informaciones

El cumplimiento de las obligaciones tributarias es otro de los elementos conflictivos entre autónomos y pymes. Es habitual que autónomos y pequeñas empresas olviden presentar a tiempo las autoliquidaciones correspondientes, especialmente durante los primeros ejercicios de actividad.

Lo cual no es de extrañar, teniendo en cuenta el apretado calendario tributario. Así, y obviando las declaraciones mensuales, debemos estar pendientes de las siguientes fechas:

  • Enero: Modelos 111, 115, 117, 123, 124, 126, 128, 216, 210, 560, 595, 587 y 582 entre los días 1 y 15. Modelos 130, 131, 136, 213 y 303 entre los días 1 y 25.
  • Febrero: Modelos 561, 562, 563 y 583 entre los días 1 y 15.
  • Abril: Modelos 111, 115, 117, 123, 124, 126, 128, 216, 130, 131, 136, 202, 222, 210, 303, 560, 595, 589 (autoliquidación anual), 561, 562, 563 y 582 entre los días 1 y 16.
  • Mayo: Modelos 587 y 583 entre los días 1 y 15.
  • Julio: Modelos 111, 115, 117, 123, 124, 126, 128, 216, 130, 131, 136, 210, 303, 560, 595 y 582 entre los días 1 y 17. Modelos 410 y 411 entre los días 1 y 26. Modelos 200, 206, 220 y 221 entre los días 1 y 20.
  • Agosto: Modelos 561, 562 y 563 entre los días 1 y 15.
  • Septiembre: Modelos 587, 583 entre los días 1 y 15.
  • Octubre: Modelos 111, 115, 117, 123, 124, 126, 128, 216, 130, 131, 136, 202, 222, 210, 303, 560, 595, 589 (pago fraccionado) y 582 entre los días 1 y 16. Modelos 202-0A y 222-0A entre los días 1 y 20.
  • Noviembre: Modelo 588 entre el 1 y el 27. Modelos 583, 561, 562 y 563 entre los días 1 y 15.
  • Diciembre: Modelos 202 y 222 entre los días 1 y 15.

Siempre puedes acceder al calendario fiscal directamente en la AEAT 

Y es que, al margen de los errores que podamos introducir en nuestro cálculo, las sanciones por no presentar en plazo las autoliquidaciones o declaraciones pueden oscilar entre los 200 y los 20.000 euros, dependiendo de la información omitida.

Morosidad

La morosidad es un fenómeno nocivo pero presente prácticamente en cualquier negocio. Un cliente moroso no solo puede descuadrarnos la caja, sino que nos hará perder dinero e incurrir en el riesgo de ser sancionados si no cumplimos adecuadamente nuestras obligaciones tributarias.

Una vez emitida una factura tendremos que declararla en nuestras autoliquidaciones trimestrales. Si el cliente no paga habremos perdido el 21% del valor de la operación en concepto de IVA. Además, muchos profesionales no saben cómo dar de baja una factura.

Si no seguimos el procedimiento adecuado no podremos corregir la base imponible para solicitar su devolución.

En el caso de compensar la base imponible sin seguir el procedimiento establecido podríamos estar determinando partidas incorrectamente. Y ello supone una infracción grave sancionada con entre el 15 y el 50% de la operación.

¿Cómo evitar la morosidad en tu negocio?

Eliminar por completo la morosidad en algunos sectores es tarea imposible, pero si podemos darte trucos para que reduzcas todo lo que puedas estos comportamientos.

 

¿Te interesan artículos como este?

Suscríbete a nuestra lista de correo y obtén cosas interesantes y actualizaciones en tu bandeja de entrada.

Gracias por suscribirte.

Algo salió mal.

EmpresaFiscalNews

CONSULTORIAFACTURACIONGESTION FINANCIERAImpuestos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Una cookie o galleta informática es un pequeño archivo de información que se guarda en su navegador cada vez que visita nuestra página web.

La utilidad de las cookies es guardar el historial de su actividad en nuestra página web, de manera que, cuando la visite nuevamente, ésta pueda identificarle y configurar el contenido de la misma en base a sus hábitos de navegación, identidad y preferencias.

Las cookies pueden ser aceptadas, rechazadas, bloqueadas y borradas, según desee. Ello podrá hacerlo mediante las opciones disponibles en la presente ventana o a través de la configuración de su navegador, según el caso.

En caso de que rechace las cookies no podremos asegurarle el correcto funcionamiento de las distintas funcionalidades de nuestra página web.

Más información en el apartado “POLÍTICA DE COOKIES” de nuestra página web.