Declare correctamente los ingresos.

Declare correctamente los ingresos.

Si usted es empresario en régimen de estimación directa (ordinaria o simplificada) del IRPF, recuerde algunos aspectos a tener en cuenta a la hora de computar los ingresos obtenidos en el desarrollo de la actividad.

Normas generales.

Los ingresos obtenidos por la venta de productos y/o prestación de servicios se rigen por las normas del Impuesto sobre Sociedades, y debe computarlos en su IRPF como rendimientos de actividades económicas.

Así pues:

  • Debe declararlos en el ejercicio en el que haya realizado las ventas o los servicios (fecha de devengo) e independientemente de la fecha de exigibilidad y del cobro.
  • No debe computar los cobros anticipados como ingresos hasta que la venta o el servicio correspondiente se lleva a cabo.

En cambio, las ventas (positivas o negativas) derivadas de la transmisión de bienes afectos a la actividad no se declaran como rendimientos de ésta, sino como ganancia o pérdidas patrimoniales.

Recuerde que éstas tributan como rentas del ahorro, a un tipo que oscila entre el 19% y el 23% (según su cuantía).

Subvenciones e indemnizaciones.

Subvenciones.

Si durante el ejercicio percibe subvenciones, deberá declararlas como rendimientos de la actividad de la siguiente forma:

  • En caso de subvenciones a la explotación (por ejemplo, porque la Administración le complementa el previo de venta de determinados productos, las subvenciones de autoempleo, etc.), en el momento en que se reconozca el derecho a su cobro.
  • En caso de subvenciones para adquirir inmovilizado, deberá declararlas como rendimientos en la misma proporción en que amortice el activo correspondiente. Por ejemplo, si adquiere un vehículo furgoneta para la actividad con una subvención para su compra de 2.000 euros, y amortiza el vehículo al 25% anual, cada año deberá computar un ingreso de 500 euros.

Indeminizaciones.

Si percibe indemnizaciones (por siniestros de existencias, por ejecución de garantías, por rescisión de contratos, por pérdidas de clientela, etc.), también deberá declararlas como procedentes de actividades económicas, y deberá imputarlas al ejercicio en el que resulten firmes, con independencia del momento del cobro.

Prestaciones de la Seguridad Social.

También puede ocurrir que usted esté de baja y que perciba una prestación de la Seguridad Social o su Mutua de Trabajo. Pues bien, no deberá declarar esta prestación como un rendimiento de la actividad sino como rendimiento del trabajo.

Esta calificación como “rendimiento del trabajo” supone una interesante ventaja, ya que tendrá derecho a una reducción fija, en concepto de “otros gastos”, de 2.999 euros. Así por ejemplo, si durante el año obtiene unos rendimientos de su actividad de 24.000 euros y percibe una prestación por IT de 3.000 euros, gracias a declarar correctamente la prestación, ahorrará 600 euros.

ConceptoCorrectoIncorrecto
Rentas actividad24.00027.000
Rentas del trabajo3.0000
Reducción (“Otros gastos”)-2.0000
Base Imponble IRPF25.00027.000
Cuota IRPF3.5254.125

En general, deberá computar las subvenciones y las indemnizaciones como rendimientos de la actividad. No obstante, si está de baja y percibe una prestación por IT, deberá declararla como rendimiento del trabajo.

Te ha gustado

Deja una respuesta