Cuánto costará un trabajador en 2020

Cuánto costará un trabajador en 2020

Hace unos meses se ha subido el Salario Mínimo Interprofesional (SMI), y supone un aumento del 5,5% con respecto al SMI del 2019, dejándolo en 31,66% el diario, 950€ el mensual y en 13.300€ el anual. Vamos a analizar qué supone a la empresa esta subida.

Bases para contratar a un trabajador en 2020

Lo primero que hay que putualizar es que esta subida del SMI no ha afectado a todos por igual. Si ya se pagaba al trabajador un sueldo por encima de los 13.300 euros anuales, esta medida afectará solo a la parte de la nómina que está protegida y no puede embargarse, los límites del salario del Fondo de Garantía Salarial (FOGASA) o la cuantía de seguros sociales que se cotizan por el trabajador.

Por que no es lo mismo el Salario Base, que es la que se establece por la categoría profesional establecida en convenio del colectivo del que se trate la actividad, que el Salario Mínimo, que fija la cantidad mínima que puede percibir cualquier trabajador como asalariado.

SMI + Salario Base

Cuando se vaya a contratar a un empleado se debe tener en cuanta tanto el SMI, como el Salario Base que establece el convenio colectivo según la actividad y cargo profesional a desarrollar. Pero siempre se tiene que tener en cuenta y prioriza en este sentido dicho convenio colectivo. Si la actividad no tuviera convenio colectivo que regulara las categorías y los importes a percibir por cada una de ella, entonces es cuando entra en juego el SMI. Por lo tanto, nunca se tiene que pagar un salario por debajo del SMI.

Calculando el coste de contratar a un trabajador.

La contratación de un empleado supone dos grandes tipo de costes directos que se deben sumar para conocer la cifra total de lo que supone para la actividad o el negocio dicho trabajador.

  • De un lado el salario o sueldo bruto del trabajador. Desde esta cifra, descontando las cotizaciones a cargo del trabajador y retenciones de Hacienda, se llega al salario neto (lo que en realidad cobrará en su banco) mensual el trabajador.
  • Por otro lado, las cotizaciones a la Seguridad Social por parte de la empresa que se especifican en base a unos coeficientes determinados según la actividad que desarrolla la empresa pagadora o el empleador.

Dentro del salario bruto del trabajador hay que incluir las percepciones salariales en dinero o en especial y las percepciones extrasalariales. Las segundas se refieren a cantidades percibidas por prestaciones o indemnizaciones de la Seguridad Social, indemnizaciones por gastos relacionados con la actividad, traslados, despidos y suspensiones, etc. etc.

Del sueldo bruto al sueldo neto del trabajador.

Una vez que tenemos el salario bruto podemos hallar el salario neto que será el que realmente recibirá el trabajador a fin de mes en su banco.

Hay que deducir dos cosas a la cifra bruta:

a) La suma de las cotizaciones a la Seguridad Social por parte del trabajador que suponen:

  • 4,70% por contingencias comunes.
  • 0,10% por formación.
  • 1,55% por desempleo si el contrato es indefinido o 1,60% si el contrato es temporal.

Por tanto, el trabajador verá reducido su salario bruto un en dichos porcentajes, que será la parte que le corresponde a él por su cotización.

b) Y la parte de la retención correspondiente a cuenta el IRPF que varía según el sueldo a percibir bruto y las circunstancias personales del propio trabajador. Dichas circunstancias se comunican al pagador con el modelo 145 de Hacienda.

La cotización de la empresa a la Seguridad Social.

Por su parte, el empresario, debe sumar cotizaciones sociales al salario bruto que había quedado fijado. Añadirá el 23,60% por contingencias comunes y el 0,60% por formación.

La cotización al Fondo de Garantía Salaria (FOGASA) supone otro 0,20% y, según el contrato es indefinido, hay que añadir el 5,50% de cotización por desempleo, o el 6,70% si el contrato que es temporal.

Por último hay que añadir la cotización por accidente de trabajo o enfermedad profesional, que será un porcentaje dependiendo de la actividad desarrollada. Porque no existe la misma peligrosidad de un empleado de oficina que el que está subido a un andamio o conduce un camión. Los porcentajes dependiente de la actividad se pueden consultar aquí.

Para que tener una idea los porcentajes por accidente de trabajo o enfermedad profesional oscilan entre el 1,50% para el contrato de un trabajador de peluquería, y el 6,70% para actividades de instalaciones y reparaciones en edificios, obras y trabajos de construcción en general.

Caso práctico de contratar a un trabajador en 2020.

Pongamos un caso real para entender mejor cuánto puede costar un trabajado en este año 2020.

  • Tipo de contrato: jornada completa.
  • Temporalidad: indefinido.
  • Actividad: artes gráficas
  • Sueldo bruto mensual: 1.200,00€/mes (con las pagas extraordinarias prorrateadas)
  • Perfil del trabajador: hombre, soltero, sin hijos.
  • Edad: 30 años.
  • Sin bonificación a la contratación.
  • Convenio colectivo: De artes gráfica.

Deducciones del trabajador:

4,70% contigencias comunes56,40€
0,10% formación1,20€
1,55% desempleo18,60€
1,20% retención IRPF (cálculo retenciones)14,40€
TOTAL deducciones del trabajador90,60€

El importe que el trabajador percibirá mensualmente será:

1.200€ – 90,60€ = 1.109,40€

Seguridad Social a cargo de la empresa

23,60% contingencias comunes283,20€
0,60% formación7,20€
0,20 FOGASA2,40€
6,70% desempleo80,40€
2% accidente de trabajo o enfermedad profesioanl24,00€
TOTAL a pagar por la empresa a la Seguridad Social397,20€

Por lo tanto el coste del trabajador mensualmente para el empleador o la empresa será:

1.200€ + 397,20€ = 1.597,20€/mes

Como se puede comprobar, partiendo de un sueldo bruto de 1.200,00 euros al mes (con pagas extraordinarias incluidas), al empresario o empleador, el trabajador le costará 1.597,20€/mes contratar al trabajador, y el trabajador percibirá un salario líquido o neto de 1.109,40€ al mes.

Pero también existen una serie de bonificaciones que la Seguridad Social ofrece a los empleadores por la contratación de sus trabajadores en función del contrato que realice y la situación del propio trabajador. Puedes consultar dichas bonificaciones aquí.

Y ya sabes, si prefieres que un asesor gestione el papeo por tí y olvidarte de la gestión laboral de tu negocio, puedes contar con los especialistas de Contasite. Pincha aquí y pide presupuesto sin compromiso o mira las tarifas aquí.

Contasite, una Asesoría Dinámica, Moderna y con la última Tecnología.

Deja una respuesta